in

Artrosis: 10 alimentos buenos para nuestras articulaciones

Aunque no existe una cura milagrosa para la artrosis, una dieta bien pensada puede ayudar a conservar las articulaciones y reducir el dolor. Y, además, con muchos beneficios para la salud y sin efectos secundarios.

La artrosis es la enfermedad articular más extendida: ¡La artrosis afecta al 17% de la población española  y al 65% de los mayores de 65 años! Se trata de una degradación del cartílago que recubre el extremo de los huesos y les permite deslizarse unos sobre otros. El cartílago se agrieta, se vuelve más fino y acaba desapareciendo, lo que provoca la inflamación del tejido articular y ataques de dolor durante determinados movimientos. Las rodillas, las caderas y la columna vertebral son las más afectadas. La herencia y la edad son factores de riesgo, pero también intervienen los deportes de impacto, el sobrepeso y la obesidad (debido a la presión sobre las articulaciones). Desgraciadamente, la artrosis no tiene cura. Pero hay muchas pequeñas cosas que se pueden hacer, sobre todo en términos de dieta, para frenar su desarrollo y aliviar el dolor de forma natural. En dos palabras: comer mejor y llenarse de productos antioxidantes y antiinflamatorios.

Aquí hay 10 alimentos que Los especialistas en nutrición recomiendan para una dieta que puede ayudar a aliviar el dolor de la artritis y también a tener un corazón saludable:

1- Té verde

Peppermint, Peppermint Tea, Mint, Tee, Leaves

Se sabe que el té verde tiene un alto contenido en nutrientes y antioxidantes y tiene la capacidad de reducir la inflamación, Los estudios realizados en animales también han demostrado que puede ayudar a reducir la incidencia y la gravedad de la artritis reumatoide.

«Para cosechar los beneficios, apunte a dos porciones al día, ya sea caliente o frío», señala un especialista en nutrición. «Asegúrese de usar bolsitas de té y no las mezclas de té en polvo, que son más procesadas. Si bebe la variedad descafeinada, asegúrese de que el proceso sea totalmente natural».

2- Pescado graso para el omega 3

¿Por qué debería hacerlo? Es una de las pocas fuentes alimentarias de omega 3, y en particular de DHA y EPA, que reducen la síntesis de los mediadores de la inflamación (leucotrienos, prostaglandinas). Los estudios epidemiológicos han demostrado que los inuit, que comen mucho pescado azul, están poco afectados por las enfermedades articulares.

Advertisements

¿Cuánto? Uno o dos pescados grasos (sardinas, caballa, arenque, salmón, etc.) a la semana.

3- Frutos rojos para los antioxidantes

¿Por qué? Fresas, grosellas, moras, frambuesas… todos los frutos rojos están llenos de antioxidantes (vitamina C, betacaroteno, antocianinas…) que actúan en sinergia. Se oponen a los radicales libres (causados por el estrés, la contaminación, los rayos UV…) que dañan las células y favorecen la inflamación. Además, tienen la ventaja de ser ligeros y estar bien provistos de fibra, lo que resulta saciante.

¿Cuánto debo comer? Dos raciones por semana, optando por mezclas congeladas fuera de temporada.

4-Col para los glucosinolatos.

¿Qué contienen? Contienen glucosinolatos, sustancias que se transforman durante la digestión en isotiocianatos. Son conocidos por sus propiedades anticancerígenas, pero también son antiinflamatorios. Un estudio británico publicado en Arthritis and Rheumatism en 2013 demostró que inhiben las enzimas implicadas en la degradación del cartílago.

¿Cuánto? Dos raciones de col (brócoli, coles de Bruselas, coliflor…) a la semana.

Dirígete a la página siguiente para ver más alimentos buenos para la osteoartritis